Archivo de la categoría: Tecnología

¿Cuánto estás dispuesto a dar por lo GRATIS?


gratisCada día aparecen miles de app (aplicaciones) sin costo, GRATIS para el usuario, si como lo oyes, es GRATIS!.  De hecho este es el principal motor para que sus usuarios se registren, a fin de cuentas, a quién no le gusta recibir algo sin pagar por ello?

He navegado un poco y existe de todo en ese mar de aplicaciones, la mayoría de ellas, tienen un límite.  Generalmente no te entregan toda la funcionalidad que algún momento necesitarás, o te cobrarán por las actualizaciones, o una vez que estás totalmente enganchado te dicen muy bien ahora ya tienes que pagar.

Según mi criterio siempre pagamos por las aplicaciones, aunque estás sean GRATIS. Lo que damos a cambio no siempre es dinero, lo que entregamos es información, NUESTRA información, exactamente, muchas veces se almacenan contraseñas, teléfonos, nombres, identificadores personales, correos electrónicos y demás información que podría ser mal utilizada en caso de caer en manos perversas (estoy siendo dramática, pero en realidad hay de todo en este mundo).

Algunas aplicaciones cuyos creadores son muy responsables publican muy claramente cuales son sus términos y condiciones de uso, aquellas que generalmente decimos SI ACEPTO, sin haberlas leído, realmente es una lata leer tantas líneas y con letra tan pequeña, pero en todo caso si no lo leíste y aún así te registraste aceptándolas pues muchas veces estás dando tu autorización para que los creadores de esa aplicación puedan hacer con tu información lo que ellos crean conveniente.  En otros casos no dicen nada, y solo te piden que ingreses con tu usuario y contraseña de tus cuentas en correos públicos o redes sociales, muchas de las cuales ofrecen servicios para que esto sea posible, sin embargo si ni siquiera existen términos y condiciones en la aplicación que vas a utilizar deberías pensar dos veces a quien das tu contraseña.

Alguien dijo la información es poder, en realidad no solo es poder, también puede ser muy rentable contar con tantos datos, quizás los creadores de las aplicaciones no son quienes les dan mal uso, pero hay gente que paga cantidades muy grandes de dinero por esas bases de datos, que además recogen todo nuestro comportamiento en la red.

No digo que todo lo GRATIS sea malo, de hecho existen muy buenas aplicaciones que con sus limitaciones no tienen costo, y quienes en sus términos y condiciones indican sus términos de privacidad de información, y existen otras en las que te indican de una manera frontal en sus términos de uso que van a utilizar todos los datos que recojan tuyos o de tus clientes (en caso de ser una página web, por ejemplo), pero como nadie lee esas molestosas letras, simplemente aceptamos todo.

En realidad te invito a que cada vez que aceptes una aplicación ya sea gratis o pagada, entrega unos minutos a leer los términos y condiciones que te entregan para saber a quien estás entregando tu información y en que condiciones.  Te imaginas, que alguien pueda revisar todo tu correo electrónico? y lo peor de todo que si a ti se te ocurre demandarlo por ello, tienes las de perder, pues aceptaste esos términos y condiciones.

Siempre mira bien qué es lo que entregas cuando accedes a algo GRATIS


Facturación Electrónica: ¿Obligación u Oportunidad?


Facturación electrónica es un concepto que se conoce ya en varios países, en Chile por ejemplo llevan este esquema desde hace varios años, en otros países apenas se está adoptando.

facturae1En Ecuador, el Servicio de Rentas Internas – SRI ha establecido los plazos de implementación de facturación electrónica[1], en donde los contribuyentes especiales, exportadores, contribuyentes que realizan sus transacciones comerciales desde internet, entre otros debían tener las autorizaciones de sus documentos electrónicos a través de los mecanismos que el SRI ofrece para el efecto; todo esto hasta el 1 de enero de 2015.  Existe otros plazos que empiezan a cumplirse y es de esperar también que tarde o temprano todos los contribuyentes estemos inmersos en este tema.

Es importante saber que la facturación electrónica en la mayoría de casos se considera una obligación, se puede transformar en una oportunidad para muchas organizaciones grandes y pequeñas pues podrán automatizar un proceso que es vital para las compañías, como es la facturación.

Al tener la información en un sistema informático será mucho más fácil sacarle provecho a la misma, por ejemplo tener un análisis de ventas por producto y por cliente, en donde podrá conocer cual es la época del año baja y cuál es la alta.  Con esta información todos los decisores de las empresas podrán realizar acciones orientadas a sacar adelante a sus compañías.

Muchas personas naturales y algunas empresas no quieren incursionar en este mundo hasta que estén obligados, sin embargo si lo hacen de manera correcta por supuesto, podrán sacarle ventaja a la misma. Con facturación electrónica, gastos de logística por entrega de estos documentos se elimina, pues ahora las facturas llegan por correo electrónico o se publican en diferentes portales de los proveedores; además los documentos autorizados estarán siempre disponibles para su descarga en el sistema en línea del SRI.

Entre algunos comentarios he escuchado que la gente piensa que es una herramienta más del gobierno para controlarlos, en realidad pienso que va más allá de eso, pues con ello existen muchos procesos que antes podían tomar días, ahora se pueden concretar en pocas horas incluso.  Si a esto sumamos que los pagos se realizan ahora directamente en internet a través de transferencias bancarias y otros medios electrónicos, poco a poco se va desmaterializando las finanzas y empezamos a depender de la tecnología para ello.

Como hemos visto, este esquema puede ser tomado únicamente como una obligación que hay que cumplir para evitar multas y sanciones o se le puede sacar mucho provecho para mejorar las estrategias de ventas de los negocios.

[1] http://www.sri.gob.ec/web/guest/comprobantes-electronicos1


5 señales de que has perdido tu rumbo


sin rumboHas sentido alguna vez que estás pero no estás, o que quieres conseguir algo pero por alguna extraña razón hay algo que no te permite conseguir lo que te propusiste?

Creo que a muchas personas nos ha pasado, pienso que es algo bastante común, sin embargo lo importante es que esto no se convierta en tu estilo de vida, es decir que pierdas la perspectiva de lo que estás haciendo y hacia donde quieres llegar.  Te convertirás en un zombie (ahora que están tan de moda), un ser que se mueve según las circunstancias se lo dicten, casi sin voluntad propia.

Si en tu vida nunca te planteaste a donde quieres llegar y tampoco te pusiste metas o tiempos límite, pues probablemente este sea tu caso.

Si tienes muy claras las metas que quieres alcanzar pero parece que el tiempo avanza y no progresas sino que al contrario empiezas a retroceder, quizás te atrapó tu zona de confort, aquella en la que la deuda de la hipoteca no te deja mover para ningún lado o la escuela de los niños, quizás es el seguro médico, siempre habrá un motivo.

Si te sientes identificado(a) tal vez la lista siguiente te haga reflexionar de tu actual posición profesional.

1. Te mueven de un puesto a otro sin preguntarte (y lo peor! tu aceptas sin ninguna queja).  No me refiero únicamente la ubicación física, sino las funciones, hoy estás haciendo una cosa y luego alguien decide que debes hacer otra cosa y simplemente te lo ordenan sin consultarte si quiera si estás de acuerdo y tú simplemente aceptas, pues no quieres perder el empleo.

2. Asistes a cursos que tu empresa te paga aunque no te guste para nada la temática.  Estas siguiendo una formación profesional adicional contra tu voluntad, lo haces solo para cumplir con la exigencia de tu empleador (caso contrario pierdes el trabajo).  En realidad estás desperdiciando los recursos de tu empresa, y más que nada algo valioso que no recuperas y es tu tiempo.  Pienso que todo conocimiento suma y de una u otra manera te sirve en algún momento de tu vida.  Pero la idea de que alguien más decida que debes o no aprender debería ponerte a pensar sobre a donde estás yendo.

3. Nunca te has trazado un camino para imaginar que es lo que estarás haciendo profesionalmente en unos 5 años.  Muchas veces únicamente salimos de las aulas con la valiente misión de encontrar un trabajo que paguen algo decente y luego con todos los compromisos de la vida solo buscas un lugar en el que te paguen un poco más y así.  Pero te das cuenta que la motivación de estas acciones básicamente es el dinero, no tu pasión o lo que de verdad hace que disfrutes tus minutos.  En algún momento deberías plantearte hacia donde quieres llegar.

4. Tienes demasiadas deudas y tu único ingreso es el trabajo que tanto detestas, lo que hace una misión imposible el salir de ese trabajo a menos que tengas algo seguro por fuera; pero como nada es seguro, prefieres quedarte en ese trabajo.

5. Sientes que no te alcanza el tiempo para hacer lo que realmente te hace feliz, quizás te gusta leer ciencia ficción, o te gusta ir al cine, quizás degustar platillos exóticos, hay tantas cosas que te pueden hacer feliz y nunca tienes tiempo para hacerlo, siempre estás ocupado(a) con los reportes del jefe o con tantas tareas que no te alcanza el tiempo para nada.

Si este este es tú caso y estás totalmente conciente de que así lo elegiste y esa es la vida que quieres pues no debes hacer nada y continuar así, mientras esto te haga feliz  está bien; pero si de pronto sentiste una sacudida, un corazón que se queja y un cerebro que reclama poner al día esas metas que se volvieron recuerdos, es hora de que te pongas de pie y tomes decisiones con tu vida, te aconsejo que primero traces un plan algo no muy elaborado (recuerda que demasiado análisis genera parálisis), plantea grandes pasos que te lleven a tu meta.

Lo importante es que des el primer paso, luego el segundo y así pronto te habrás encaminado, volverás a tomar tu rumbo.


Informatizar el desorden


Esta interesante frase la escuche una vez en alguna reunión en la que se analizaba la solicitud de un área funcional de una organización para “automatizar” sus procesos, el problema era que no existía ningún proceso definido formalmente, únicamente procedimientos, acciones y actividades que se realizaban de acuerdo al buen juicio y experiencia de quienes los estuvieran ejecutando, de tal suerte que cuando ellos salieran, todo lo conocido se perdería.

Al escuchar pacientemente la realidad del área, el experto de una manera muy diplomática les explicó que ningún sistema informático les iba a solucionar sus problemas tal cual están, pues antes de automatizar es importante que el proceso se encuentre claro, definido, socializado y que todos lo apliquen, pues caso contrario además de “informatizar el desorden” se va a generar un fuerte rechazo por parte de los usuarios que llevará inevitablemente al fracaso del “sistema” y seguramente la cura sería más costosa que la enfermedad.

Si se ingresa “basura” al sistema automatizado y el proceso no está bien definido seguramente lo que conseguiremos es “basura mal modificada”.  En algunos casos únicamente se levanta el proceso (en el mejor de los casos únicamente se obtiene el flujograma), asumiendo muchas cosas y si los responsables de revisar esta información son cambiados,  es muy probable que el proceso como tal ya no tenga validez, pues ha cambiado el criterio con que se levantó al inicio.

Antes de automatizar un proceso debería realizarse su levantamiento (con toda la caracterización que se requiere y no únicamente el flujograma), socialización e implementación, con al menos dos ejecuciones completas para medirlo, mejorarlo y sobre eso realizar el análisis de si es automatizable o no, otorgarle una prioridad antes de los desarrolladores comiencen a programar.  Sin olvidar que se levantaría inicialmente un proceso AS IS (tal como está) para que en cuanto se tenga mediciones e indicadores, se pueda plantear algunas reformas que permitan tener el proceso TO BE (como debería ser).

Si seguimos “informatizando” el desorden, seguramente seguirá creciendo el rechazo de muchos usuarios a tecnología, pues no obtendrán lo que ellos esperan.  Es por ello que muchas organizaciones optan por implementar sistemas que ya tienen automatizados procesos comunes y se acoplan a los mismos, pues estos ya han sido probados en muchas instituciones más.

Estos ejemplos son los que nos permiten reflexionar a los colegas del área de tecnología en nuestro rol, muchas veces nos convertimos en simples ejecutores de lo que nos solicitan, sin aportar ningún criterio.  Al ser nosotros los “expertos” en el área tenemos la obligación de asesorar al usuario y a las instituciones en que se realice el proceso de tal forma que garantice resultados correctos y sobre todo que generen un valor real agregado a las áreas funcionales.


Y si la administración está separada de la tecnología?


Todas las organizaciones actualmente cuentan con tecnologías de la información  (quizás alguna remota excepción no lo haga) y por supuesto que tienen también en su estructura una persona o toda una división que se haga cargo del tema administrativo y del financiero (en la mayoría de casos van juntos).    Por el curso que tomó la historia, tecnología  o sistemas solía estar ubicada y dependía de la unidad financiera.

En la actualidad la tecnología se ha convertido en un elemento de estrategia dentro de las organizaciones, es así que en muchas corporaciones existe la Vicepresidencia de Tecnología, o en su defecto las unidades de TI se encuentran a un nivel asesor, esta práctica ha sido adoptada poco a poco por varias organizaciones, sin embargo existen algunas en las que aún no es posible este tipo de práctica.

De que depende que esto ocurra o no?  En la mayoría de casos la gerencia general suele estar envuelta en mil asuntos y no le otorga mucha importancia al tema,  en otros casos a la unidad administrativo y/o financiero no le interesa que esto ocurra, ya sea porque simplemente no tiene tiempo de analizarlo, o porque no entiende el amplio espectro que TI abarca o solo porque así venían trabajando antes y no les interesa cambiarlo.

Pero que sucede si se encuentran en unidades separadas y estás no logran coordinar una adecuada acción?, con seguridad casi todos los procesos se entorpecerán, y quien sufrirá las inevitables consecuencias son todos los usuarios internos y externos de la Organización.

Es muy importante que todas las unidades de una organización funcionen en armonía, pues de esta manera es más fácil conseguir los objetivos planteados, y es fundamental que tanto la unidad de tecnología como la que administra las finanzas también funcionen en concordancia para lograr realizar las inversiones en TI necesarias.

No niego la posibilidad que si se logra identificar muy bien las actividades de cada unidad de acuerdo a procesos es posible “separar” ciertas áreas e incluso contratar como un servicio, lo que permitirá a la organización centrarse en su negocio.  Sin embargo cuando es una organización que se encuentra en crecimiento en donde no existe una definición clara de los procesos, funciones y demás, en donde se ha comenzado de una manera un poco desordenada, en donde el conocimiento está en las personas y no existe algo formal, se complica un poco más la posibilidad de “separar” las áreas.

Como leí en un post ahora las finanzas y la tecnología van de la mano. En una empresa que ha dejado de lado el modelo jerárquico y ha adoptado el modelo por procesos seguramente este paso será mucho más fácil


Teletrabajo, no solo es cuestión de tecnología


teletrabajo

En algún post anterior había comentado sobre teletrabajo, como una opción para que las personas en la actualidad a través de la tecnología puedan tener más tiempo para compartir con su familia y puedan trabajar desde casa, especialmente las mujeres que son cabezas de familia y que tienen responsabilidades sobre el hogar y sobre todo sus hijos.

El teletrabajo es una opción adicional que podría apoyar a la vida familiar que en esta época ha enfrentado una crisis, existe gente que ha migrado, se ha alejado de sus países, de sus familias y sus hogares. Sin embargo, para que esto sea posible, es importante el clima organizacional que existe en una empresa, algunos trabajos actualmente se lo puede realizar en casi cualquier lugar.

Si para las personas que laboran en una organización es importante contar con la presencia de esos compañeros no es posible implementar este tipo de trabajo, aunque tenga todas las herramientas tecnológicas disponibles para que el teletrabajo funcione correctamente, si los empleados de la empresa no entienden el concepto que implica el trabajo a distancia, lo único que se conseguirá es crear un mal clima laboral.

Si bien es cierto existen algunas labores específicas que no se pueden realizar de manera remota, como por ejemplo operar o  supervisar una planta de producción de cualquier mercancía, también es cierto que existen tareas que se pueden desarrollar de manera muy fácil lejos del sitio de trabajo, por ejemplo el desarrollo de software.

Para que los objetivos planteados para cualquier tipo de trabajo se lleguen a cumplir, es importante que los integrantes del grupo puedan desarrollar  un verdadero trabajo en equipo,  que se base en confianza y comunicación clara, es importante que exista una metodología especifica, sencilla, conocida por todos los miembros e implementada.

El teletrabajo actualmente es posible gracias a la calidad de conectividad que existe que cada día mejora. Existen una gran cantidad de empresas que tienen empleados a nivel mundial, contratados de diferente manera, con los que logran conseguir sus objetivos y que trabajan remotamente.  En nuestra sociedad todavía es difícil encontrar empresas que desarrollen activamente este tipo de soluciones, principalmente debido a la cultura de nuestras organizaciones y los empleados.

Sin embargo, aún existen personas que requieren que los subalternos y los compañeros de trabajo permanezcan sentados junto a ellos en la oficina para sentir que están trabajando en equipo, estas actitudes son parte de la cultura que hay que cambiar, pues no sirve de nada la tecnología si la cultura en la organización no está basada en confianza y comunicación.


El “absurdo poder” de Tecnología


tecnologíapoderCon el día a día uno aprende nuevas cosas, conoce otro tipo de personas y siempre es posible sacar una lección de toda situación.  Entre los acontecimientos que me ha tocado vivir, existe uno que he tratado de analizarlo desde varios puntos de vista, pero no logro hallarle razón, quizás el motivo es la sensación de sentirse totalmente útil e indispensable de algunas personas.

Se me hace complejo comenzar la descripción de lo que me ha llamado tan profundamente la atención, sin embargo trataré de ser lo más imparcial posible.   Es bastante común encontrar problemas similares en casi todas las unidades de tecnología de las organizaciones, todo gira sobre los mismos temas: resolución de incidentes, desarrollo de sistemas, compras tecnológicas, servicios básicos como página web, correo electrónico, sistema contable y de talento humano entre otros que se repiten en la mayoría de departamentos de TI; es por ello que alrededor de estos temas existen ya metodologías, estándares, marcos de referencia que han sido definidos y comprobados a nivel mundial para que sean aplicados en casi cualquier ambiente.

Es totalmente comprensible que cuando una organización se constituye y comienza su crecimiento, se eche mano de toda la tecnología que haya cerca sin orden ni priorización, esto se convierte en problema cuando la organización crece y la tecnología también de la misma forma.   Es más complejo aún cuando quien define las “reglas del negocio” es el área de sistemas y más complicado cuando la automatización se realiza de manera artesanal, sin documentación, estándares, procedimientos ni nada por el estilo.  Y si a todo esto le sumamos que los responsables de los sistemas no documentaron nada y todo existe en sus cabezas tenemos una combinación que da como resultado personas que se consideran a si mismo indispensables para el negocio, y usuarios funcionales con mucho miedo a lo desconocido y que dan poder a aquellos “indispensables”.  La forma de otorgar el poder se da de varias maneras desde permitir que estos actores sigan definiendo reglas que les corresponde a los funcionales o entregarles todas sus peticiones sin chistar a cambio de que permanezcan todavía en sus cargos y continúen este trabajo desordenado pero que entrega resultados, no siempre buenos, pero al menos mejor a no tener nada.

Y para mí es un “absurdo poder” el que se otorgan,  pues, el convertirse en indispensable para el negocio hecha sobre sus hombros tremenda responsabilidad, la misma que no le corresponde al área de sistemas.

Personalmente considero que si el conocimiento se comparte, uno aprende más y es la mejor manera de obtener retroalimentación que nos permite mejorar y obtener los resultados deseados.


A %d blogueros les gusta esto: