Archivo de la etiqueta: clima organizacional

Del jefe “ogro” y otras variedades


jefeogroSeguramente a muchos les interesará este post pues esperan ver reflejado en mis palabras a algún personaje de su vida actual o pasada a quién le caería muy bien el denominador de “jefe ogro” o porque no “jefa ogra”, por lo menos desde la perspectiva de cada uno.

En realidad mi intención no es criticar ni mucho menos a ninguna persona con estos calificativos, se trata de colocar algunas ideas desde otro punto de vista.

En lo personal considero que he tenido muy buena suerte con mis jefes, he aprendido mucho de las cosas buenas que se deben hacer y que cosas NO se debe hacer, siempre la vida es eso un aprendizaje, por fortuna considero que nunca tuve un jefe o jefa ogr@, de vez en cuando tuvieron sus malos días como todo el mundo, pero nada fuera de lo normal;  sin embargo son varias las ocasiones que en conversaciones esporádicas o en tertulias con amigos todos tienen una o varias anécdotas de sus terribles empleadores.

Así alguien decía que su jefe le gritaba mucho, todo trabajo estaba mal hecho y cualquier idea que presentaba mi amigo era pronto adueñada por su jefe y quien brillaba al final es ese famoso personaje. Realmente es cierto que hay jefes de todas variedades y para todos los gustos, al igual que empleados.

Hay quien se queja de que su jefe parece su dueño y el empleado se asemeja a un objeto, lo controla día y noche, espera que esté a su total disposición y por el salario mínimo.  Es cierto que hay profesiones que requieren un trabajo de más horas de lo normal, pero de ahí al acoso solo hay un paso.

Si el famoso jefe o jefa se empieza a meter en tus asuntos personales pues es otro gran punto en contra, es típico de esa persona que te quiere imponer cuales son las prioridades en tu vida, y obviamente la número uno tiene que ser el trabajo, lo segundo  y tercero también el trabajo y si acaso te sobra un poco de tiempo puedes descansar un momento capacitándote para seguir trabajando más y mejor, seguramente todo eso será una señal de alerta.

Ahora, ¿qué tan fácil puede ser convivir con este tipo de jefes?, realmente depende mucho de tu fuerza mental y paz interior,  pues una persona como las que he descrito puede llegar a desequilibrar totalmente tu vida, y obviamente esto afectará a todos quienes te rodean, así que a veces es mejor tomar decisiones y hacerse a un lado para permitir que alguien que tenga un nivel de tolerancia más alto pueda lidiar con esa persona.

Claro que también queda la opción de esperar que esa persona cambie, al final dicen que los milagros ocurren.

Y, tú ¿Tienes alguna anécdota de algún jef@ ogr@ que quieras contar?


5 señales de que has perdido tu rumbo


sin rumboHas sentido alguna vez que estás pero no estás, o que quieres conseguir algo pero por alguna extraña razón hay algo que no te permite conseguir lo que te propusiste?

Creo que a muchas personas nos ha pasado, pienso que es algo bastante común, sin embargo lo importante es que esto no se convierta en tu estilo de vida, es decir que pierdas la perspectiva de lo que estás haciendo y hacia donde quieres llegar.  Te convertirás en un zombie (ahora que están tan de moda), un ser que se mueve según las circunstancias se lo dicten, casi sin voluntad propia.

Si en tu vida nunca te planteaste a donde quieres llegar y tampoco te pusiste metas o tiempos límite, pues probablemente este sea tu caso.

Si tienes muy claras las metas que quieres alcanzar pero parece que el tiempo avanza y no progresas sino que al contrario empiezas a retroceder, quizás te atrapó tu zona de confort, aquella en la que la deuda de la hipoteca no te deja mover para ningún lado o la escuela de los niños, quizás es el seguro médico, siempre habrá un motivo.

Si te sientes identificado(a) tal vez la lista siguiente te haga reflexionar de tu actual posición profesional.

1. Te mueven de un puesto a otro sin preguntarte (y lo peor! tu aceptas sin ninguna queja).  No me refiero únicamente la ubicación física, sino las funciones, hoy estás haciendo una cosa y luego alguien decide que debes hacer otra cosa y simplemente te lo ordenan sin consultarte si quiera si estás de acuerdo y tú simplemente aceptas, pues no quieres perder el empleo.

2. Asistes a cursos que tu empresa te paga aunque no te guste para nada la temática.  Estas siguiendo una formación profesional adicional contra tu voluntad, lo haces solo para cumplir con la exigencia de tu empleador (caso contrario pierdes el trabajo).  En realidad estás desperdiciando los recursos de tu empresa, y más que nada algo valioso que no recuperas y es tu tiempo.  Pienso que todo conocimiento suma y de una u otra manera te sirve en algún momento de tu vida.  Pero la idea de que alguien más decida que debes o no aprender debería ponerte a pensar sobre a donde estás yendo.

3. Nunca te has trazado un camino para imaginar que es lo que estarás haciendo profesionalmente en unos 5 años.  Muchas veces únicamente salimos de las aulas con la valiente misión de encontrar un trabajo que paguen algo decente y luego con todos los compromisos de la vida solo buscas un lugar en el que te paguen un poco más y así.  Pero te das cuenta que la motivación de estas acciones básicamente es el dinero, no tu pasión o lo que de verdad hace que disfrutes tus minutos.  En algún momento deberías plantearte hacia donde quieres llegar.

4. Tienes demasiadas deudas y tu único ingreso es el trabajo que tanto detestas, lo que hace una misión imposible el salir de ese trabajo a menos que tengas algo seguro por fuera; pero como nada es seguro, prefieres quedarte en ese trabajo.

5. Sientes que no te alcanza el tiempo para hacer lo que realmente te hace feliz, quizás te gusta leer ciencia ficción, o te gusta ir al cine, quizás degustar platillos exóticos, hay tantas cosas que te pueden hacer feliz y nunca tienes tiempo para hacerlo, siempre estás ocupado(a) con los reportes del jefe o con tantas tareas que no te alcanza el tiempo para nada.

Si este este es tú caso y estás totalmente conciente de que así lo elegiste y esa es la vida que quieres pues no debes hacer nada y continuar así, mientras esto te haga feliz  está bien; pero si de pronto sentiste una sacudida, un corazón que se queja y un cerebro que reclama poner al día esas metas que se volvieron recuerdos, es hora de que te pongas de pie y tomes decisiones con tu vida, te aconsejo que primero traces un plan algo no muy elaborado (recuerda que demasiado análisis genera parálisis), plantea grandes pasos que te lleven a tu meta.

Lo importante es que des el primer paso, luego el segundo y así pronto te habrás encaminado, volverás a tomar tu rumbo.


Empleabilidad vs. Estabilidad


 

 

Hace un tiempo en una charla organizacional y de motivación, el facilitador nos daba un discurso muy interesante que llamó mi atención, decía que actualmente ya no se debe buscar la estabilidad en un trabajo, él indicaba que ahora lo que cuenta es la empleabilidad que un individuo posee, esta idea me ha rondado desde aquella vez y aunque me parece un poco lógico, me he dado cuenta que en cada entrevista de trabajo las personas  aún buscan (por lo menos de este lado del mundo) estabilidad, un sueldo fijo, quieren hacer carrera, capacitarse, ser mejores profesionales, comenzar en un puesto “bajo” para luego ir creciendo tanto a nivel profesional como económico. 

 Revisando algunos conceptos tenemos que,
Estabilidad:  Es la ausencia de cambios y constancia en un periodo determinado.
Empleabilidad: Es una acción social tendiente al manejo del riesgo laboral propio de la modernidad globalizada (según Juan Pablo Pérez Sáinz)
La empleabilidad está asociada a la capacidad de aprendizaje y adaptación de la persona, es por ello que actualmente muchos empleadores buscan en sus aspirantes estas cualidades personales.   Es muy cierto que este es un escenario mucho más retador, pues uno tiene que volverse muy flexible en todos los aspectos, de igual manera el entorno social más íntimo debe adaptarse, establecer prioridades, generar ahorros y quizás una que otra inversión, en algunos casos trabajar para otros sería solo una distracción por hacer lo que a una persona le gusta realmente.
Cuando se busca estabilidad se tiene la impresión de querer conseguir una zona de confort, de donde el aspirante no desea moverse mucho o moverse con menos esfuerzo que en otro escenario.  En la búsqueda de estabilidad, inconscientemente lo que se está pidiendo es que la empresa se haga cargo del crecimiento laboral del trabajador, lo que no necesariamente es rentable para una organización
Sin embargo, estamos viviendo un tipo diferente de economía del que se vivía décadas atrás, ahora todo es mucho más dinámico, las empresas dan giros impresionantes en muy poco tiempo, la tecnología y su uso es un factor fundamental, la clave es la innovación y por ello no siempre van a necesitar los mismos perfiles durante mucho tiempo, lo más probable es que las organizaciones siempre estén buscando refrescar sus ambientes.  Existen puestos de trabajo que han desaparecido y otros han tenido que crearse.   Muchos empleadores actualmente optan por trabajar bajo una metodología de proyectos, por lo que algunas empresas solicitan personal únicamente para cubrir las necesidades que surgen de los proyectos que ejecutan, estos tienen fechas de inicio y fin, y así será el puesto creado para cumplir con esa misión especifica en el proyecto por un tiempo limitado.
Es por ello que actualmente existe un auge sobre los temas de coaching, mejoramiento personal, entre otros;  se habla mucho de venderse a sí mismo, en realidad lo que uno vende es su imagen, existen muchos “asesores” que están dispuestos a darte consejos y demás para poder mejorar y tener un plan de marketing personal, con lo que se espera que aumentes tu rentabilidad personal.
En resumen, aún existen empresas que te ofrecerán “estabilidad” pero por la dinámica del mundo en la actualidad probablemente los profesionales cada vez vayan fortaleciendo más su empleabilidad, lo que les obligará a moverse siempre en busca de mejores oportunidades.     Y tú qué buscas: ¿empleabilidad o estabilidad?

Si no necesitarías dinero, ¿Qué trabajo elegirías?


feliz trabajoEn una singular conferencia que brindó la máxima autoridad de la organización para la cual colaboro, cuya intención era motivarnos y movernos un poco el piso para asegurarse que el proyecto que está impulsando cuenta con las personas correctas dentro de sus bases y sus mandos medios realizó esta pregunta:  Si no necesitarías dinero ¿Qué trabajo elegirías? 

Cuando la pronunció, el silencio fue absoluto en el auditorio, es una pregunta que nos invita a reflexionar muy profundamente sobre nuestra situación laboral, y nuestra vida en sí;  muchas veces las personas trabajan únicamente porque necesitan dinero, pues es la única manera honesta de “sobrevivir” o al menos eso les dijeron y así se atan durante años a un trabajo que no les brinda ningún tipo de satisfacción, lo único que obtienen por él es una paga que muchas veces es irrisoria y no justifica todo el esfuerzo que hacen.  Es por ello que existen tantos empleados esperando ansiosa mente la hora de salida, el fin de semana, o sus vacaciones. Además existen tantos permisos por enfermedad pues toda esta inconformidad empieza a somatizarse en el cuerpo de los colaboradores, quienes empiezan a deteriorar su salud por causa del famoso estrés.
Alguna vez miraba televisión y miraba aquellos programas en que existen reporteros que viajan por muchos destinos alrededor del mundo y realizan reportajes sobre esos sitios,  van a la playa, montaña, lagos, infinidad de paisajes, cultura, comida, fiestas locales y demás cosas maravillosas que muestran y me preguntaba, ¿cómo se hace para conseguirse un trabajo como esos?.  ¿Cuántas personas se hacen las mismas preguntas?.
En muchos libros de autoayuda, frases de motivación, coaching y todas esas filosofías nos piden que nos conozcamos nuestro interior para poder alcanzar la plenitud.  Desde el punto de vista organizacional, es muy importante que los colaboradores de una empresa tengan objetivos personales y que estos se encuentren alineados a los del área en la que se desempeñan que obviamente estará alienada a los objetivos de la organización en general, esto es tan importante como tener los perfiles adecuados en cada uno de los puestos creados.
Imagínese usted a un continuo activista, defensor de los animales e intenso practicante vegetariano trabajando en una “fábrica de hamburguesas”  o en un restaurante en el que su principal plato en el menú está compuesto de carne; en primer lugar esta persona no hará el trabajo eficientemente pues va en contra de sus creencias y tenderá a sabotear lo que hace a cada momento, incluso inconscientemente, todo el trabajo que realiza, lo que puede ocasionar grandes pérdidas para el negocio.
Pero si una persona que es totalmente humanitaria y está dispuesta a estar siempre al servicio de los más necesitados trabaja en una fundación que tiene varios programas en los que continuamente se impulsa a la población de más bajos recursos para que puedan superar sus limitaciones, o quizás en una casa de salud, tal vez en una biblioteca o una actividad en la que pueda desenvolverse, seguramente esta persona siempre estará participando en las actividades de la empresa, generando nuevas ideas e iniciativas para que se pueda cumplir el objetivo, incluso buscará su propia capacitación, contactos y demás que apoyarán a la consecución de los objetivos, lo cual sin duda beneficia totalmente a su lugar de trabajo.
Quise hacer un pequeño experimento, coloqué el título de este post como estado en una red social, los comentarios no se hicieron esperar y hallé las más creativas y sinceras respuestas, había gente que quería profesiones que no se relacionan en nada con lo que desempeñan actualmente, periodistas de alto riesgo, fotógrafos,  profesores y algunos otros el mismo que tienen; que importante es sentirse bien con lo que uno hace, con ello los lunes no se harían tan pesados, al contrario se disfruta tanto de lo que se hace que los días no pesan.
Sin duda alguna a una organización le conviene que sus empleados puedan realizar sus objetivos personales apoyados en las actividades que ejecutan en su empresa.  Este es un escenario ganar – ganar, la empresa cuenta con empleados muy productivos, los empleados se sienten bien en su lugar de trabajo y consiguen un crecimiento que vaya acorde a lo que ellos quieren, y lo más importante los clientes o usuarios reciben un buen trato y un buen producto.
Y tú, si no necesitarías el dinero ¿Qué trabajo elegirías?

Teletrabajo, no solo es cuestión de tecnología


teletrabajo

En algún post anterior había comentado sobre teletrabajo, como una opción para que las personas en la actualidad a través de la tecnología puedan tener más tiempo para compartir con su familia y puedan trabajar desde casa, especialmente las mujeres que son cabezas de familia y que tienen responsabilidades sobre el hogar y sobre todo sus hijos.

El teletrabajo es una opción adicional que podría apoyar a la vida familiar que en esta época ha enfrentado una crisis, existe gente que ha migrado, se ha alejado de sus países, de sus familias y sus hogares. Sin embargo, para que esto sea posible, es importante el clima organizacional que existe en una empresa, algunos trabajos actualmente se lo puede realizar en casi cualquier lugar.

Si para las personas que laboran en una organización es importante contar con la presencia de esos compañeros no es posible implementar este tipo de trabajo, aunque tenga todas las herramientas tecnológicas disponibles para que el teletrabajo funcione correctamente, si los empleados de la empresa no entienden el concepto que implica el trabajo a distancia, lo único que se conseguirá es crear un mal clima laboral.

Si bien es cierto existen algunas labores específicas que no se pueden realizar de manera remota, como por ejemplo operar o  supervisar una planta de producción de cualquier mercancía, también es cierto que existen tareas que se pueden desarrollar de manera muy fácil lejos del sitio de trabajo, por ejemplo el desarrollo de software.

Para que los objetivos planteados para cualquier tipo de trabajo se lleguen a cumplir, es importante que los integrantes del grupo puedan desarrollar  un verdadero trabajo en equipo,  que se base en confianza y comunicación clara, es importante que exista una metodología especifica, sencilla, conocida por todos los miembros e implementada.

El teletrabajo actualmente es posible gracias a la calidad de conectividad que existe que cada día mejora. Existen una gran cantidad de empresas que tienen empleados a nivel mundial, contratados de diferente manera, con los que logran conseguir sus objetivos y que trabajan remotamente.  En nuestra sociedad todavía es difícil encontrar empresas que desarrollen activamente este tipo de soluciones, principalmente debido a la cultura de nuestras organizaciones y los empleados.

Sin embargo, aún existen personas que requieren que los subalternos y los compañeros de trabajo permanezcan sentados junto a ellos en la oficina para sentir que están trabajando en equipo, estas actitudes son parte de la cultura que hay que cambiar, pues no sirve de nada la tecnología si la cultura en la organización no está basada en confianza y comunicación.


El “absurdo poder” de Tecnología


tecnologíapoderCon el día a día uno aprende nuevas cosas, conoce otro tipo de personas y siempre es posible sacar una lección de toda situación.  Entre los acontecimientos que me ha tocado vivir, existe uno que he tratado de analizarlo desde varios puntos de vista, pero no logro hallarle razón, quizás el motivo es la sensación de sentirse totalmente útil e indispensable de algunas personas.

Se me hace complejo comenzar la descripción de lo que me ha llamado tan profundamente la atención, sin embargo trataré de ser lo más imparcial posible.   Es bastante común encontrar problemas similares en casi todas las unidades de tecnología de las organizaciones, todo gira sobre los mismos temas: resolución de incidentes, desarrollo de sistemas, compras tecnológicas, servicios básicos como página web, correo electrónico, sistema contable y de talento humano entre otros que se repiten en la mayoría de departamentos de TI; es por ello que alrededor de estos temas existen ya metodologías, estándares, marcos de referencia que han sido definidos y comprobados a nivel mundial para que sean aplicados en casi cualquier ambiente.

Es totalmente comprensible que cuando una organización se constituye y comienza su crecimiento, se eche mano de toda la tecnología que haya cerca sin orden ni priorización, esto se convierte en problema cuando la organización crece y la tecnología también de la misma forma.   Es más complejo aún cuando quien define las “reglas del negocio” es el área de sistemas y más complicado cuando la automatización se realiza de manera artesanal, sin documentación, estándares, procedimientos ni nada por el estilo.  Y si a todo esto le sumamos que los responsables de los sistemas no documentaron nada y todo existe en sus cabezas tenemos una combinación que da como resultado personas que se consideran a si mismo indispensables para el negocio, y usuarios funcionales con mucho miedo a lo desconocido y que dan poder a aquellos “indispensables”.  La forma de otorgar el poder se da de varias maneras desde permitir que estos actores sigan definiendo reglas que les corresponde a los funcionales o entregarles todas sus peticiones sin chistar a cambio de que permanezcan todavía en sus cargos y continúen este trabajo desordenado pero que entrega resultados, no siempre buenos, pero al menos mejor a no tener nada.

Y para mí es un “absurdo poder” el que se otorgan,  pues, el convertirse en indispensable para el negocio hecha sobre sus hombros tremenda responsabilidad, la misma que no le corresponde al área de sistemas.

Personalmente considero que si el conocimiento se comparte, uno aprende más y es la mejor manera de obtener retroalimentación que nos permite mejorar y obtener los resultados deseados.


Relaciones de pareja en la oficina: ¿a favor o en contra?


romanceoficina1 Este es un tema que quizás muchos gerentes pasan por alto, y muchos otros tienen estrictas normas y políticas, no cabe duda que es un tema que impacta en el trabajo diario del equipo.

Alguna vez, como parte de la inducción en uno de mis sitios de trabajo, nos indicaron claramente que las relaciones de pareja en la oficina estaban permitidas, por varias razones:  la principal era que pasamos al menos 8 horas del día juntos, la tercera parte de nuestro día compartiendo con otras personas, y en ocasiones es inevitable que otros sentimientos surjan, además el gerente tenía su novia entre el personal así que obviamente estaba permitido; sin embargo nos advirtieron claramente que cualquier problema personal de la pareja debe quedar fuera de la oficina y no afectar a la productividad del equipo, personalmente pienso que a veces esto es muy difícil lograr.

Por otro lado en otras instituciones se prohiben únicamente las relaciones en las que se pueda considerar existen conflictos de intereses, es decir el contralor no podría tener pareja en el departamento financiero, o el personal de talento humano no debería tener pareja con nadie de la empresa pues podría existir algún conflicto, en algún momento se puede “favorecer” o “hacer daño” a la persona implicada.

En otras organizaciones se prohiben únicamente las relaciones formales, es decir esposos o matrimonios, pero mientras no exista este vinculo legal, no se considera que una pareja exista por lo menos no “legalmente”, por lo que existen parejas que pueden estar tranquilas ya que no son “legales” y son secretos a voces.

Personalmente, yo no me opongo, mientras los involucrados tengan la madurez suficiente para manejar este tipo de situaciones y mantenerlas fuera de la oficina, realmente a veces se torna bastante incómodo laborar junto a una pareja que mientras trabaja se está lanzando miradas, piropos y poco les falta para hacerse todo tipo de arrumacos, sin embargo, he visto también, otras parejas que mantienen su distancia en el trabajo, y esto me parece bastante saludable para todos.

Lo que si es claro, es que en un ambiente de trabajo normalmente se encuentran personas con gustos y aptitudes afines, si se hizo una buena selección seguramente será así  y frente a esta realidad es muy difícil que no surjan sentimientos que van más allá del compañerismo y la amistad.

Además es necesario recordar que los romances generalmente entran en un ciclo, en donde al inicio en la etapa del enamoramiento todo es color de rosa y uno se siente flotando en las nubes, sin embargo al compartir el día a día y estar juntos en diferentes situaciones, empiezan a sobresalir las pequeñas cosas que no nos gustan de ambos lados y si no se lleva correctamente estas diferencias podrían tener un muy mal término.

Dependerá también de la madurez emocional de la pareja pues como ya lo mencioné es muy importante mantener separados los aspectos profesional y personal, y si una relación de pareja termina dentro de la oficina es evidente que se va a afectar la productividad por nuestra condición humana.

Dependerá de las políticas organizacionales si esto está permitido o está prohibido, por lo que si un jefe tiene que enfrentar la situación en la que este tipo de relaciones son abiertamente aceptadas, es necesario que tome en cuenta los posibles riesgos (entre otros)  que como gerente debería enfrentar:

  • Posibles discrepancias actitudinales, en caso de que exista malestar, peleas o “cambio de pareja” dentro del ambiente laboral.  No cabe duda que es una situación incómoda y puede generar un mal clima organizacional.
  • Posible generación de “chismes  de pasillo”, especialmente si este tipo de relaciones se da en conflictos de intereses, por ejemplo, la secretaría que es pareja del jefe y de pronto es promovida sin cumplir el debido proceso.
  • Posible aumento de errores por parte de los involucrados, ya que en el estado de enamoramiento su nivel de concentración puede bajar considerablemente.

A %d blogueros les gusta esto: