Archivo de la etiqueta: eficiencia

Del jefe “ogro” y otras variedades


jefeogroSeguramente a muchos les interesará este post pues esperan ver reflejado en mis palabras a algún personaje de su vida actual o pasada a quién le caería muy bien el denominador de “jefe ogro” o porque no “jefa ogra”, por lo menos desde la perspectiva de cada uno.

En realidad mi intención no es criticar ni mucho menos a ninguna persona con estos calificativos, se trata de colocar algunas ideas desde otro punto de vista.

En lo personal considero que he tenido muy buena suerte con mis jefes, he aprendido mucho de las cosas buenas que se deben hacer y que cosas NO se debe hacer, siempre la vida es eso un aprendizaje, por fortuna considero que nunca tuve un jefe o jefa ogr@, de vez en cuando tuvieron sus malos días como todo el mundo, pero nada fuera de lo normal;  sin embargo son varias las ocasiones que en conversaciones esporádicas o en tertulias con amigos todos tienen una o varias anécdotas de sus terribles empleadores.

Así alguien decía que su jefe le gritaba mucho, todo trabajo estaba mal hecho y cualquier idea que presentaba mi amigo era pronto adueñada por su jefe y quien brillaba al final es ese famoso personaje. Realmente es cierto que hay jefes de todas variedades y para todos los gustos, al igual que empleados.

Hay quien se queja de que su jefe parece su dueño y el empleado se asemeja a un objeto, lo controla día y noche, espera que esté a su total disposición y por el salario mínimo.  Es cierto que hay profesiones que requieren un trabajo de más horas de lo normal, pero de ahí al acoso solo hay un paso.

Si el famoso jefe o jefa se empieza a meter en tus asuntos personales pues es otro gran punto en contra, es típico de esa persona que te quiere imponer cuales son las prioridades en tu vida, y obviamente la número uno tiene que ser el trabajo, lo segundo  y tercero también el trabajo y si acaso te sobra un poco de tiempo puedes descansar un momento capacitándote para seguir trabajando más y mejor, seguramente todo eso será una señal de alerta.

Ahora, ¿qué tan fácil puede ser convivir con este tipo de jefes?, realmente depende mucho de tu fuerza mental y paz interior,  pues una persona como las que he descrito puede llegar a desequilibrar totalmente tu vida, y obviamente esto afectará a todos quienes te rodean, así que a veces es mejor tomar decisiones y hacerse a un lado para permitir que alguien que tenga un nivel de tolerancia más alto pueda lidiar con esa persona.

Claro que también queda la opción de esperar que esa persona cambie, al final dicen que los milagros ocurren.

Y, tú ¿Tienes alguna anécdota de algún jef@ ogr@ que quieras contar?

Anuncios

Informatizar el desorden


Esta interesante frase la escuche una vez en alguna reunión en la que se analizaba la solicitud de un área funcional de una organización para “automatizar” sus procesos, el problema era que no existía ningún proceso definido formalmente, únicamente procedimientos, acciones y actividades que se realizaban de acuerdo al buen juicio y experiencia de quienes los estuvieran ejecutando, de tal suerte que cuando ellos salieran, todo lo conocido se perdería.

Al escuchar pacientemente la realidad del área, el experto de una manera muy diplomática les explicó que ningún sistema informático les iba a solucionar sus problemas tal cual están, pues antes de automatizar es importante que el proceso se encuentre claro, definido, socializado y que todos lo apliquen, pues caso contrario además de “informatizar el desorden” se va a generar un fuerte rechazo por parte de los usuarios que llevará inevitablemente al fracaso del “sistema” y seguramente la cura sería más costosa que la enfermedad.

Si se ingresa “basura” al sistema automatizado y el proceso no está bien definido seguramente lo que conseguiremos es “basura mal modificada”.  En algunos casos únicamente se levanta el proceso (en el mejor de los casos únicamente se obtiene el flujograma), asumiendo muchas cosas y si los responsables de revisar esta información son cambiados,  es muy probable que el proceso como tal ya no tenga validez, pues ha cambiado el criterio con que se levantó al inicio.

Antes de automatizar un proceso debería realizarse su levantamiento (con toda la caracterización que se requiere y no únicamente el flujograma), socialización e implementación, con al menos dos ejecuciones completas para medirlo, mejorarlo y sobre eso realizar el análisis de si es automatizable o no, otorgarle una prioridad antes de los desarrolladores comiencen a programar.  Sin olvidar que se levantaría inicialmente un proceso AS IS (tal como está) para que en cuanto se tenga mediciones e indicadores, se pueda plantear algunas reformas que permitan tener el proceso TO BE (como debería ser).

Si seguimos “informatizando” el desorden, seguramente seguirá creciendo el rechazo de muchos usuarios a tecnología, pues no obtendrán lo que ellos esperan.  Es por ello que muchas organizaciones optan por implementar sistemas que ya tienen automatizados procesos comunes y se acoplan a los mismos, pues estos ya han sido probados en muchas instituciones más.

Estos ejemplos son los que nos permiten reflexionar a los colegas del área de tecnología en nuestro rol, muchas veces nos convertimos en simples ejecutores de lo que nos solicitan, sin aportar ningún criterio.  Al ser nosotros los “expertos” en el área tenemos la obligación de asesorar al usuario y a las instituciones en que se realice el proceso de tal forma que garantice resultados correctos y sobre todo que generen un valor real agregado a las áreas funcionales.


A %d blogueros les gusta esto: